Velocidad de obturación

La velocidad de obturación es uno de los parámetros más importantes de la cámara: controla la exposición y la forma en cómo se captura el movimiento

 

Velocidad de obturación - Fotografía

 

Tiempo de exposición

Es el tiempo durante el cual el sensor está captando luz de la escena.

En las cámaras con obturador mecánico, es el tiempo que el sensor (o la película) permanece expuesto a la luz.

En las cámaras que no tienen obturador mecánico (por ejemplo la de los móviles) el tiempo de exposición es el tiempo que permanece cada celda individual recogiendo luz de la escena (aunque no todas las celdas lo hacen a la vez).

 

Velocidad de obturación

Para la mayoría de las fotografías que hacemos el tiempo de exposición es muy pequeño, una fracción de segundo, por eso se suele hablar de velocidad de obturación.

En fotografía, cuando hablamos de tiempo de exposición y velocidad de obturación son conceptos equivalentes.

El tiempo de exposición se mide en segundos (p.e. 3 s)

Y la velocidad en fracciones de segundo (p.e. 1/500 s)

 

 

¿En qué influye la velocidad de obturación?

La velocidad de obturación es uno de los parámetros más importantes de la cámara.

 

Influye en la exposición

Velocidades de obturación lentas implican tiempo de exposición altos: más luz llega al sensor.

Velocidades de obturación altas implican que el sensor recibe menos luz (tiempos de exposición más cortos)

 

En cómo se va a capturar el movimiento

La velocidad de obturación influye en la forma de capturar el movimiento de la escena.

Con tiempos de exposición altos cualquier movimiento que se produce en la escena se solapa en la imagen, dando lugar a una imagen movida.

Es decir, ese objeto que se mueve es recogido por las celdas de diferentes zonas del sensor, dejando una estela a su paso. Si el movimiento es pequeño, la imagen de ese objeto aparece menos nítida (movida)

Por el contrario, tiempos de exposición muy bajos (velocidad de obturación alta) permiten congelar el movimiento de la escena.

El tiempo que permanece el sensor recogiendo información de la escena es tan pequeño que los objetos se verán en la imagen nítidos (el movimiento en la escena se corresponde con un movimiento tan pequeño en el sensor que no ocupa más de 1 pixel).

 

Trepidación (temblor de la cámara)

La trepidación ocurre cuando hacemos una foto con la cámara a mano alzada con un tiempo de exposición relativamente largo.

Por muy bueno que sea nuestro pulso, siempre hay un temblor o vibración.

El efecto en la imagen es que aparece movida, toda la imagen, no sólo los objetos de la escena que están en movimiento.

Cuando la vibración es muy pequeña, la trepidación puede aparecer en la imagen como falta de nitidez. No llega a verse una estela, simplemente aparece menos nítida de lo que esperaríamos.

La trepidación se puede dar incluso usando trípode (la propia vibración del espejo en cámaras réflex o el movimiento del obturador mecánico pueden provocar una pequeña vibración que afecte a la nitidez)

Para evitar la trepidación interesa disparar también a velocidades muy altas.

La regla empírica para disparar a mano alzada es que hay que configurar una velocidad de obturación que se corresponde con la inversa de la distancia focal equivalente.

Por ejemplo, si la distancia focal equivalente (aplicando el factor de recorte) es 250mm, tendríamos que disparar como mínimo a 1/250s , preferiblemente a una velocidad superior para asegurar. Por ejemplo con 1/500s tendríamos 1 paso de margen (los pasos en fotografía miden el doble o la mitad de una cantidad)

 

 

¿Cuándo queremos una velocidad de obturación alta?

 

Para congelar el movimiento

Fotografía deportiva, niños jugando, mascotas…

La velocidad de obturación va a depender mucho del movimiento de la escena, pero en general se necesitan velocidades de obturación superiores a 1/500s

 

Para hacer una ráfaga de fotos

En el modo ráfaga, al pulsar el disparador la cámara intentará hacer fotos una tras otra a la máxima velocidad que pueda.

Si tenemos configurada una velocidad de obturación lenta, ése sería el cuello de botella.

Si tenemos configurada una velocidad de obturación rápida el cuello de botella sería la capacidad del procesador de la cámara.

 

Usar grandes aperturas con mucha luz en la escena

Cuando hay mucha luz en la escena tendremos que encontrar un equilibrio entre la apertura del diafragma (para regular que no llegue tanta luz al sensor) y la velocidad de obturación.

Si nuestra cámara no tiene una velocidad de obturación muy alta nos obligará a cerrar mucho el diafragma.

Cerrar mucho el diafragma nos puede hacer perder algo de nitidez por un efecto de difracción de la luz (al pasar por un orificio pequeño).

En otros casos, por ejemplo para retrato, nos podría interesar abrir más el diafragma para conseguir desenfocar el fondo (para dar más protagonismo a la persona)

Si la velocidad de obturación no es muy alta tendríamos conseguiríamos imágenes sobreexpuestas, quemadas.

Las cámaras réflex / EVIL de gama media suelen tener una velocidad máxima de obturación de 1/4000 s

Las cámaras de gama profesional suelen tener una velocidad máxima de 1/8000 s (nos daría 1 paso más de margen)

Todo eso con el obturador mecánico.

Con el obturador electrónico (si la cámara dispone de esta opción) se pueden conseguir  velocidades de obturación más altas, de 1/16000 s  y 1/32000 s

 

¿Cuándo queremos un tiempo de exposición alto?

Para hacer fotografía de larga exposición necesitaremos que la cámara esté muy estable, normalmente sobre un trípode.

 

Fotografía de estrellas

Para fotografía de estrellas, por ejemplo de la Vía Láctea, nos encontramos con que la escena tiene muy poca luz.

La luz que llega del firmamento es muy débil y necesitaremos un objetivo con gran apertura y un tiempo de exposición suficiente para que el sensor pueda recoger los pocos fotones que le llegan por segundo.

Para Vía Láctea o fotografía de estrellas desde trípode fijo tenemos un tiempo máximo de exposición (del orden de 30 segundos dependiendo de la configuración del equipo) para evitar que las estrellas aparezcan movidas (star trails). Esto ocurre por el propio movimiento de giro de la Tierra.

Si utilizas algún sistema de seguimiento automatizado que compense el giro de la Tierra podrías aumentar el tiempo de exposición.

 

Light painting

En este tipo de fotografía nocturna o en espacios nocturnos se hace una larga exposición y se utilizan linternas o diversas fuentes de luz para pintar literalmente con luz sobre la imagen que recoge el sensor o sobre objetos de la escena.

 

Efecto seda en agua y nubes

Este tipo de fotografía se consigue haciendo fotografía de larga exposición (varios segundos) de paisajes con agua o con nubes en movimiento.

Todos los elementos estáticos de la escena (rocas, edificios…) aparecerán perfectamente nítidos.

Pero los elementos en movimiento como el agua que fluye por una cascada, las olas del mar o las nubes que se mueven por el cielo… Todos esos elementos aparecen movidos en la imagen final, mezclados de tal forma que ofrecen un aspecto sedoso.